Una victoria que se necesitaba

La academia venció a River por 3 a 2 y consiguió un triunfo que venia necesitando. En esta nota analizamos el nivel del equipo en la tarde en el Monumental.

La alegría que se venia necesitando se puede ver en la foto del vestuario ganador del clásico.

Una victoria así precisaba Racing, con un rival de esta importancia, jugando de visitante pero haciéndose tan grande como lo es esta institución de Avellaneda, y sí, hay que asumir que no se podía sonreír en este ultimo tiempo, el nivel del equipo no era bueno y algunas situaciones fuera del campo hacían que se nuble el horizonte del equipo de Cocca, que se esta arreglando con un plantel que no esta del todo armado por él.

Al hacer un análisis general del equipo, no caben dudas que Martínez y Acuña sobresalen y por mucho del resto de sus compañeros. Fueron la clave para que la academia consiga el triunfo que logró, detrás de ellos puede aparecer algunos momentos de González o tal vez la garra que puso Insúa (igualmente sigue dejando mucho que desear su nivel), que hasta por momentos pasó bien al ataque.

Cabe destacar que Luciano Aued mostró una leve mejoría de lo que venia jugando, más que nada en los minutos finales cuando River se le encima a Racing, y el volante central traslado bien el balón, robó algunas pelotas y logró enfriar el partido generando infracciones en la mitad de la cancha.  Al hablar de la defensa, el merito puede pasar por aguantar, en gran parte de partido, los avances del local que igualmente en muchos no hubo peligro. Además la fortuna no estuvo del lado de la academia en el segundo gol del millonario, en el primer tanto el que pierde la marca es Vittor, y el arquero juvenil queda a tras pie de la jugada. Grimi sigue demostrando por que se esperó tanto su vuelta y Barbieri pudo convertir su segundo gol con la camiseta de la academia.

Barbieri estampó el segundo gol de Racing.

Luego todo paso por las dos figuras de Racing, por un lado la guapeza de Lautaro Martinez, que en cada pelota que toca muestra destellos de crack, toques que demuestras lo diferente que es, además hoy por perseverar consiguió el primer tanto del partido y cada hincha del primer grande queda encantando con lo que hace, además hay que sumarle el sacrificio que deja en cada partido, el mismo sacrificio que se puede ver en Acuña.

Lautaro peleó hasta lo ultimo esa pelota y tuvo recompensa.

Cada vez queda más justificado el apodo de Acuña, el “huevo” hoy se adueño de su sector en la cancha, tanto en los ataque como cuando le tocaba defender, y su gol es una clara demostración de la calidad que tiene en sus pies.

Acuña dejó pagando a Batalla y anotó el tercer tanto de Racing.

Victoria, sufrida a lo Racing, pero victoria al fin. La academia superó a ese River que todos idolatran, se plantó en su cancha y le regalo a sus hinchas un triunfo que necesitaban para volver a sonreír. Ahora a soñar con la clasificación a la copa Libertadores, pero la alegría de ganar en el monumental va a durar un buen tiempo.

Por: Ignacio Romio

Racing Club – El Primer Grande
www.elprimergrande.com

COMENTARIOS