El primer grande


«Se le dio más importancia a mi gesto que a una casa baleada»

Noir cree que se exageró con las críticas por su actitud contra el Rojo.

Noir posando en la sala de conferencias de prensa. (Foto Olé).

Ricardo Noir no tendrá la espalda de Diego Milito, ni su jerarquía ni su historia en Racing. Tampoco su palabra será tan requerida como la del Príncipe en el día a día. Sin embargo, cuando Tito comienza un relato frente a un micrófono, y en un clima distendido alejado de cualquier apuro, hay que prestar mucha atención a lo que declara. El delantero se sube a la moto, habla sin filtros, como lo siente. Como le gusta. Aprieta el acelerador y aborda muchos temas: los manejos en el fútbol argentino, la inseguridad, un viejo rumor que lo involucró en una supuesta relación homosexual con un compañero cuando jugaba en Newell’s, los gestos provocadores que le hizo a los hinchas de Independiente (cuando salió se tocó el pecho para tratar de fríos a los hinchas)… Esta última cuestión sigue rebotando fuerte en su cabeza. Hay algo que le hace ruido a pesar de que ya expresó su arrepentimiento. Y se lo cuenta a Olé, mano a mano: “Apenas terminé de reaccionar, supe que me había equivocado. Soy recontra autocrítico, al toque me di cuenta de que le había errado mal. Ya lo aclaré. Igualmente, hay que estar acá, ser jugador…”.

-¿A qué te referís?

-No es fácil salir de una cancha perdiendo, con un jugador menos, con las pulsaciones a mil. Que te puteen todos puede ser parte del folclore, pero a veces buscás descargarte con algo. Me equivoqué. Lo hice sin querer herir a nadie. Pero no sé por qué se le dio tanta importancia a mi gesto. Me mataron cuatro días habiendo cosas mucho más graves.

-¿Como cuáles?

-Un montón. Previo al clásico rosarino le dispararon a la casa de la abuela de Maxi Rodríguez. ¿De qué folclore del fútbol hablamos? Eso es una locura. Una señora grande se podría haber muerto de un infarto del susto. Y casi no se le dio bola a eso. Sólo en Olé publicaron algo, pasó inadvertido… Maxi casi que quiso dejar de jugar. Se le dio más importancia a mi gesto que a una casa baleada. Es más fácil hablar de puterío que decir las cosas graves que realmente pasan.

-¿Pero no creés que con esos ademanes podés incitar a la violencia?

-Mirá, Bernardi hizo un gesto con un dedo como dando una vuelta, mirando a su banco, y también lo mataron por todos lados porque dijeron que quiso cargar a los hinchas de Central. No digo que esté bien lo que hizo, eh. Pero insisto en que hay que darles importancia a las cosas que lo ameritan, no a detalles.

-¿En qué otras cosas hubieras hecho hincapié?

-Por ejemplo, padecimos el fallecimiento de Emanuel Ortega ( NdeR : el jugador de San Martín de Burzaco murió tras golpear su cabeza contra una pared a poca distancia del campo), se hizo un circo parando una fecha y las canchas siguen iguales, sin nada a los costados para que no haya más lastimados. Es difícil cambiar todo de un día para el otro, pero con algo hay que arrancar. Cada vez creemos menos en nuestro fútbol.

– ¿Te sentís inseguro?

-Obvio. Esto es fútbol, algo lindo, un deporte. Mi señora a veces quiere venir a la cancha con mis chicos. El nene tiene dos años y la nena, seis. No pueden ir a la cancha. En cualquier momento puede pasar algo.

Noir en un momento para la pelota, patea hacia un pasado más lejano y se detiene en un episodio que lo perturbó. Del que habló muy poco: los rumores de que era gay. Hoy se lo toma con gracia. “Lo tengo recontra mil superado. Me cago de risa de lo que se habló, hasta jodo con mis compañeros sobre ese rumor, je. Pero en su momento la pasé muy mal, al igual que mi familia. Hasta había pensado en abandonar todo e irme a mi casa. Cuando en el fútbol perdés la diversión, más allá de que esto sea un trabajo, no está bueno. Y me estaba pasando eso. ‘¿Por qué justo a mí me tocó sufrir que me inventaran esto?’, pensé, como hubiera pensado cualquier otro en mi lugar, seguro. Fue una cargada de mal gusto lo que me hicieron”, comenta.

-¿Sabés cómo empezó a generarse esa bola?

-Me habían dicho que fue un periodista de Rosario al que le habían pagado los dirigentes de Central para que dijera eso. Eso tenía entendido, bah. Sinceramente, a mí me importó un huevo averiguar quién había sido, lo que me molestó fue la mala leche. Pero en la vida todo vuelve: al poco tiempo me enteré de que el tipo que echó a correr eso, estaba jodido… Todo se paga. Si vos hacés las cosas mal… Eso me enseñaron mis viejos.

La época de padecimiento regresa al archivo. El atacante oprime play y se introduce en el momento futbolístico de este Racing que viene de perder con San Lorenzo: “Hay que ser realistas: nos quedamos medio lejos de la punta del campeonato… Aunque siempre que haya chances, vamos a seguir peleando hasta el final”.

-¿Qué les dejó el partido ante San Lorenzo?

-Regalamos el primer tiempo, no jugamos del todo bien. Así y todo, aunque San Lorenzo tuvo más la pelota y nos llegaba, no tuvieron tanta claridad. El resto del partido fue todo nuestro. Quedó más que a la vista. Lo buscamos, pero encontraron un gol en el mejor momento nuestro. Después se nos hizo difícil entrarles; tienen muy buena defensa. Un empate o triunfo hubiera sido lo más justo para Racing.

-¿Qué lleva al equipo a lograr más intensidad en los segundos tiempos? Ya les pasó eso en un par de encuentros.

-Quizá nos falta desparramarnos un poco más. En el primer tiempo del último partido estuvimos muy estructurados, faltó que nos desarmáramos para agarrar la pelota. Si bien no se pudo ganar, el equipo dejó una buena imagen.

-¿Eso hizo que doliera menos la derrota?

-Claro. Si nos hubiesen pasado por arriba en el juego, habría sido otra cosa, ¿no? Después de perder 3-0 el clásico con Independiente, fuimos a enfrentar a San Lorenzo y lo dejamos afuera de la Copa Argentina. El domingo no pudimos ganar, ahora el próximo fin de semana tenemos que aprovechar nuestra localía y volver al triunfo.

-Si te dieran a elegir, ¿jugarías por la banda derecha o la izquierda?

-No tengo drama de hacerlo por cualquiera de las dos puntas. Muchos recuerdan que en mis últimos partidos en Banfield lo hice por derecha. Pero apenas llegó al club Matías (Almeyda), yo jugaba por izquierda porque Nico Bertolo no estaba en el Nacional B. Por derecha iba Emiliano Terzaghi y el Negro Chávez por el medio. Estuve casi más de medio torneo por izquierda e hice varios goles. Me sentía cómodo.

-Ahí jugabas de otra cosa, con menos obligaciones en la marca…

-Sí, bien de extremo, no de volante como ahora. Pero creo que me estoy soltando, acomodando a lo que Diego (Cocca) quiere. El otro día no tuve un buen primer tiempo. Después, en el segundo, todos tuvimos más movilidad y creamos bastante. Cada vez me está gustando más jugar ahí, estoy cómodo.

-Da la sensación de que te desgastás haciendo toda la banda.

-A mí me gusta, no tengo dramas en correr. No te voy a mentir: hay jugadas en las que llego cansado arriba… Pero el ida y vuelta me sienta bien, me gusta colaborar con mis compañeros en la recuperación de la pelota. A veces, cuando veo que Lean (Grimi) queda muy solo atrás, por más que yo no tenga la obligación de hacerlo, bajo a darle una mano. No me gusta cuidar solamente mi quintita y dejar que se arregle mi compañero.

Fuente: Olé

Racing Club – El Primer Grande
www.elprimergrande.com

COMENTARIOS



COPA DE LA LIGA

Fecha 1

Racing
VS
Gimnasia

Domingo 13 de Febrero - 17:00hs

LIGA PROFESIONAL

Fecha 25

Racing 2
VS
1 Godoy Cruz

LIGA PROFESIONAL

Fecha 24

Huracán 1
VS
0 Racing

LIGA PROFESIONAL

Fecha 23

Racing 3
VS
1 Lanús

LIGA PROFESIONAL

Fecha 22

River 4
VS
0 Racing