El primer grande
capital punishment on metal re


«Me la juego: Milito va a seguir»

Saja reveló su fuerte pálpito y le metió presión a su compinche de liderazgo en Racing para que no se retire a fin de año.

Saja se ilusiona con que el equipo siga creciendo. (Foto Olé)

Una palabra. O varias palabras. Miradas. Actos. La transmisión de la experiencia recogida en años. Consejos. Silencios. Ejemplos de compromiso. Contagio. Sebastián Saja y Diego Milito, desde todos esos gestos, forjaron un grupo sólido, con el reino de un espíritu que antepone el bien colectivo a cualquier egoísmo. Y en esa exitosa gestación, consagrada con un título en un Racing competitivo en todo lo que jugó en el último año y medio, nació un semillero.

“Junto a Diego, pudimos formar nuevos líderes en Racing. Cuando arrancamos en 2014, éramos él y yo. Hoy, en una gran satisfacción que tenemos, podemos decir que hay muchos referentes: Lollo, Sánchez, Grimi, Aued, Cerro… El vestuario ya está preparado para que se vayan Milito y Saja. Los chicos crecieron muchísimo, ahora no hay sólo dos voces”, le avisa el Chino a Olé . ¿Pero hay riesgo grande de que esta dupla positiva se rompa por un posible retiro del Príncipe? El arquero tiene un fuerte pálpito: “Yo me la juego: Milito va a seguir. Es mi presentimiento. Si me equivoco, me voy a querer morir no por el error en sí, sino porque Diego dejaría de jugar. Pongo los pro y los contra en la balanza. Y automáticamente me doy cuenta de que son todos pro. ¿Qué contra habría?”.

-Que pierda continuidad y se retire con pocos minutos en cancha…
-Sabiendo lo que podría servirle una pretemporada de verano, si la hace bien, será Diego y diez más. Miren lo que les digo.. Tiene mucho para dar. Pero aceptaremos su decisión.

-¿Vos ya iniciaste el operativo convencimiento?
-Siempre le digo que lo necesitamos, que lo queremos acá el año que viene. Y no sólo nosotros sus compañeros: también su familia, el hincha, ustedes (el periodismo), los dirigentes, el fútbol argentino y el cuerpo técnico que venga. Todos necesitamos que figuras como él se queden un tiempo más, ojalá.

-¿Cómo tomaste que no fuera titular en la semi de la Copa Argentina ante Central? Para él era el partido más importante del semestre.
-Para mí, Diego debe ser titular siempre, en cualquier partido. Ya sea contra Crucero o en una final. También me cuesta un poco ser imparcial por el aprecio que le tengo.

-Antes de su llegada eras el máximo líder del plantel. ¿Te dio oxígeno?
-Y… Sinceramente, le dije que si él no hubiera llegado en junio de 2014, habría sido muy difícil mi continuidad. Después de dos años, ser capitán de un equipo grande desgasta mucho. Lo comparo con un técnico. Si va todo como este último año y medio, fenómeno. Pero en los momentos de turbulencia es bravo sobrevivir. Cuando son muy poquitos los que absorben todo lo que sucede dentro de un grupo, se complica. Te sobrepasa la situación.

-¿Boca, el campeón, fue el equipo que más te gustó del torneo?
-Siempre consideré que el que gana un campeonato es el mejor, por la sumatoria de puntos y la regularidad. Pero sin dudas que el segundo semestre de Central ha sido muy bueno. Es el que más me gustó.

-¿Racing estuvo lejos en el juego del campeón?
-No estuvimos lejos de Boca. Tuvimos momentos muy buenos, aunque fuimos irregulares en ese sentido y en los resultados. Por eso nos faltaron seis o siete puntos. Boca fue irregular en el rendimiento pero regular en cuanto a los resultados.

-¿En qué partidos perdieron el campeonato?
-Hay varios… En ese momento en que dejamos puntos en el camino, supimos que después lo terminaríamos sufriendo. Me cuesta nombrar un rival en especial para no herir susceptibilidades, pero hubo tres o cuatro partidos que los pagamos. No se olviden de que en el primer semestre estuvimos muy abocados a la Libertadores, y ahí Boca nos sacó una mayor diferencia. Ellos tienen un plantel un poco más amplio que el de nosotros.

-Muchos de esos puntos los resignaron de visitantes. ¿A qué se debió?
-Pasó eso en el inicio del segundo semestre, por ejemplo contra Newell’s y Quilmes. Perdimos un poquito de solidez. Si bien es muy poca la cantidad de goles en contra (23), no ganamos tanto de visitante como en 2014. Cuando perdés seguridad, te protegés más. Y eso es contraproducente: te parás más cerca de tu arco y los errores cuestan más caros que si lo hacés más arriba.

-Como locales hicieron una campaña bárbara.
-Es algo que uno siempre se proponía. Lo hablamos mucho con Diego (Milito), que vivió lo mismo que yo no hace mucho. Antes, cualquier rival venía a ganar a la cancha de Racing. Hoy, la mayoría viene a ver si puede sumar algo.

-¿Cómo hicieron para ir cambiando eso?
-En base a los resultados, al contagio. Es como el huevo y la gallina… ¿De la cancha para la tribuna o de la tribuna hacia la cancha? ¿Qué empezó primero? Tal vez desde el campo hacia afuera. No tengan dudas de que la energía desde la tribuna hacia la cancha hizo que el equipo lleve nueve meses sin perder en el Cilindro por el torneo local.

-¿Son conscientes de que lograron modificar la mentalidad a Racing o algunos todavía no caen?
-Antes, el hincha de Racing iba a la cancha sólo para ver la camiseta por la fidelidad. Los que venimos de una época en que mucha gente iba a la cancha a putear, nos damos cuenta de lo que estamos viviendo. Por eso insistimos en no perder esto, en no relajarnos un segundo. En el fútbol pasás rápido de estar mal a bien y viceversa. Aquellos que vivimos la mala hacemos mucho hincapié en esto.

-¿Cuál fue la tuya mala que más recordás?
-Cuando hicimos 33 puntos en 38 fechas. Por eso digo que a esto que logramos hay que cuidarlo como a la familia. Nos costó mucho construirlo y se puede desarmar fácilmente. Tenemos que cuidarlo todos: jugadores, cuerpo técnico y dirigentes. Día a día hay que trabajar para sostenerlo, es algo constante.

-A fin de año se irían jugadores. ¿Eso puede resentir el espíritu?
-Habrá que seguir inculcándoles eso a los que vengan. Por eso hablamos del sentido de pertenencia. En esto, la piedra angular tiene que ser Milito para poder transmitirles esto a los refuerzos. Es bueno que tengan ganas de volver aquellos que conocen el club y son importantes para el hincha, los que nacieron acá y están dando vueltas por el mundo. Eso, más lo que nosotros hablemos con los de acá, afianzará esto.

-¿Qué camino debería tomar Racing para suplantar a Cocca?
-Creo en la continuidad de lo que se viene haciendo, en el perfil que tuvimos en este año y medio con él, en prolongar una metodología de trabajo o de fútbol más allá de que pueda salir mejor o peor a lo largo del proceso. Ya vivimos eso de cambiar de técnicos con estilos muy antagonistas. Eso no le haría bien al club, sobre todo cuando venimos de una etapa que nos dio resultados.

-¿Disfrutás más del título o de haber sido uno de los mentores en este cambio de mentalidad?
-Las dos cosas. Ganar un título con Racing nos cambió a todos. Lograrlo en este club es distinto a hacerlo en otros lados. Pero lo hecho en 2015, el haber sostenido esto sin ser campeones, vale muchísimo. Todo el esfuerzo de este año y medio tiene reconocimiento. Es lo más difícil en el fútbol: conseguirlo sin haber ganado.

-¿Qué cosas no tolerás de un equipo tuyo?
-La falta de actitud y de ambición. Te das cuenta cuando un jugador no está dando el máximo, incluso cuando le pasa a uno mismo. La actitud no es consciente. Uno no puede decirse: “Hoy pongo huevo, corro los 90 minutos y sale”. La actitud es un estado de ánimo. Por eso soy un convencido de que lo que a uno le sucede de lunes a sábado, será lo que pasará el domingo. No creo en eso de que, diez minutos antes de un partido, alguien pueda salir motivado por una arenga en la que alguien grita “vamos, vamos”. En lo que sí soy recontra tolerante es cuando hay errores técnicos en un pase, rechazo o la pifia.

-A los 36 años, ¿cómo te responde el físico?
-Soy de una de las últimas generaciones de arqueros que se golpearon demasiado por trabajos que antes eran mucho más violentos. Si bien no tuve lesiones serias, desde los 32 años juego siempre con algún dolor en una muñeca, codo, hombro o lo que fuera. Hoy el cuerpo me habla, pero todavía no me grita, je.

Ya piensan en la Liguilla

El gran objetivo de Racing comenzará a definirse el viernes, en el primer partido de la Liguilla pre-Libertadores. Y el Chino sabe que Estudiantes, un equipo con mística copera, no es un rival fácil para la Academia. “Será durísimo, pero jugaremos en nuestra casa. Y nosotros nos hacemos muy fuertes acá. Y si después nos toca Independiente, para mi no será una revancha porque en el campeonato pasado nosotros ganamos un partido y ellos otro”, explicó el subcapitán del equipo, quien se muestra esperanzado con la chance de jugar por segunda vez al hilo la máxima competición continental. Y enseguida analizó al Pincha, que quizá tenga una forma de juego que le convenga al todavía equipo de Diego Cocca: “Es un equipo abierto para jugar, creo que mucho más que Belgrano”.

Además, Saja se volvió a mostrar molesto por tener que jugar la Liguilla a pesar de la gran cantidad de puntos (57) conseguidos. “Es injusto que estos cuatro equipos que buscan la Libertadores corran el riesgo de no jugar ni siquiera una Copa Sudamericana. Nosotros hicimos un gran esfuerzo para entrar directamente”, sostuvo Sebastián, cuyo vínculo termina en junio del año entrante y todavía tiene pendiente una reunión con el presidente Víctor Blanco para analizar el futuro. Pero su cabeza, claro, está en entrar otra vez a la Copa.

Fuente: Olé.

Racing Club – El Primer Grande
www.elprimergrande.com

COMENTARIOS



LIGA PROFESIONAL

Fecha 14

Banfield
VS
Racing

Jueves 18 de Agosto - 21:30hs

LIGA PROFESIONAL

Fecha 13

Racing 0
VS
0 Boca

LIGA PROFESIONAL

Fecha 12

Barracas Central 0
VS
0 Racing

LIGA PROFESIONAL

Fecha 11

Racing 3
VS
3 Tigre

LIGA PROFESIONAL

Fecha 10

Central Córdoba 1
VS
3 Racing