El primer grande
slavery was the cause of the civil war


«Los de Independiente me siguen gritando traidor»

Matute aún recuerda cuando amargó al Rojo y el domingo ve a un Racing festejando. “Si se la cree gana el clásico”, apuesta.

El hijo de Matute juega en la quinta división de las inferiores del club. (Foto Olé)

Cuando llegamos a la cancha de Independiente pasé por la Cordero y me llenaron de meo, me tiraron vasos llenos… Ya desde la previa, durante la semana, los hinchas salían por la televisión insultándome… Yo había dicho que si hacía un gol cómo no lo iba a gritar…”. Pasaron 17 años y a Matute Morales se le vuelven a iluminar los ojos cuando trae al presente el mejor recuerdo que tiene jugando para Racing. El famoso corte de luz, ese accidentado 3-1 académico en 1998 que duró tres días por un apagón, lo tuvo como protagonista. Autor de un gol, el formado en el Rojo se cruzó de vereda para mojarle la oreja en casa propia. Ahí nació una pica que se mantiene vigente hasta el día de hoy y que Matías, su hijo que juega en la Quinta de la Acadé, escucha con tanta atención como si setratase de un cuento. “Me acuerdo del recibimiento que tuve, siempre me putearon. Yo hice todas las inferiores en Independiente y nunca oculté que era hincha de Boca. Jamás había pasado nada pero lo de ese día fue tremendo”, cuenta, mano a mano con Olé , el exquisito volante.

-En vísperas de un nuevo clásico, ¿qué recordás de ese partido en sí? -A Independiente le hice un solo gol… Imaginate el recuerdo que significa para mí… No solamente ganamos después de mucho tiempo sino que en un momento en que estábamos jugando bien y teníamos chances de hacer muchos goles se corta la luz… Coincidencia… Qué casualidad, ja.

-Al día de hoy, ¿pensás que fue a propósito? -Eso no lo sé, pero le dio más trascendencia al triunfo. Se veía que el primer tiempo estaba muy feo para ellos (a los 38 del PT, cuando se cortó la luz, Racing ganaba 2-0) y necesitaban llegar al descanso. Estaban desconcertados y buscaban aire justo cuando pasó todo. Desde adentro se notaba que los podíamos golear, cada ataque nuestro era medio gol. Era una cosa de locos ese Racing, jugaba casi con cuatro números 10… Les ganamos con el fútbol que pregonaba Independiente.

-¿Te siguen puteando? -Los de Independiente todavía me gritan traidor… Pero yo traiciono a mí familia si no tiene qué morfar… Ahí si traiciono a mis hijos. Después un club te contrata y tenés que brindarle tus servicios.

-¿Te gustaba ese clima adverso para jugar? -Me sentía bien. No me molestaba porque pasar inadvertido es peor. La indiferencia es lo que mata.

Sentado en una platea del Cilindro junto a su hijo, quien también es enganche, los Morales se relamen con ver ganar a la Academia en la serie que definirá quién ingresa a la Copa Libertadores. A pesar de ser confeso hincha de Boca, a Matute cada vez le tiran más los colores blanco y celeste. “Todos mis hijos son de Racing… Cuando vengo al club me identifico, me siento como en casa. Me saludo con el portero, con el utilero, los que limpian… Estamos todos los días acá”, cuenta Morales padre.

-¿Y tu hijo cómo juega? -Es un volante ofensivo, pero mucho más completo que yo. Hoy, si no corrés o te tirás a los costados no jugás. El es más ordenado, disciplinado, más fuerte físicamente, más lindo, alto… Tiene todo, ja…

-¿A tu viejo lo copiás? Matías: En Racing era mascota, pero lo vi sólo en videos porque era chico, pero lo vi mucho en Nacional y me encantaba. Igual yo me siento distinto y no trato de copiarlo, sino de aprender.

Matías sigue escuchando. Algo tímido quizá, pero enfocado en escuchar a su papá, vuelve a parar de lleno los oídos para seguir siendo testigo exclusivo de la charla.

-¿Cómo sos como padre? -No soy de estar muy encima de él, de asfixiarlo. Siempre les dije a mis tres hijos que quiero que sean felices: futbolistas, carniceros, pero que hagan las cosas que les gusten. Yo no los obligo. Ellos vienen del fútbol y se ve que les gusta esto: se levantan temprano para entrenar. El otro, el del medio, es arquero. Se lava los guantes, los pone a secar, un loquito… Pero veo que le gusta y los acompaño desde el lado bueno. No soy el padre que putea…

-¿Cómo es para un enganche exquisito tener un hijo arquero? A los arqueros los suelen mirar raro.

-En un momento querés sacarle el apellido, ja. No entiendo de arqueros, es algo nuevo para mí. Hablando en serio, veo la pasión que tiene. Es chiquito, para un arquero tiene estatura mediana, pero se preocupa por perfeccionar los pies, el salto… Todos los días cuando no entrena con Racing se va a unas canchitas que tengo en Quilmes y le patea algún hermano… Y además estudia.

-¿Lo ves bien a Racing? -Me gusta el equipo porque tiene buenos jugadores. Pero yo, que soy 10, opino que Romero tendría que jugar más. Me encanta, es un jugador que baja, recupera, tiene mucha llegada, remate, pase gol, es muy completo… Mientras haya un enganche yo lo pongo siempre… Es ley.

-Hace un tiempo dijiste que te gustaría un equipo que proponga más.

-Sí. Es un pensamiento mío que lo veo desde afuera, como hincha. Racing tiene un equipo para proponer un poco más. No pasa por jugar o no con el enganche, porque también podés ser ofensivo con una línea de cuatro volantes. El tema es dónde te plantás.

-¿Te fue fácil asumir tu condición de ex jugador? -Por mi personalidad no lo sufrí tanto, porque cuando dejé de disfrutar fue cuando dije “hasta acá llego, no quiero ir al Nacional B sin disfrutar”. Igual reconozco que el primer golpe fue duro. Un mes después de largar me llamaron para jugar con los viejos (el equipo Senior del club). Llegué, jugamos y la pasamos muy bien con los muchachos. Pero cuando terminé se me acercó alguien y me dijo “son 150”. “¿150, qué?”, le pregunté. “Pesos, para pagarle a los árbitros, la cancha”. Ahora tenía que pagar yo para jugar. Ese fue un golpe, un baño de realidad.

-¿Te costaba madrugar? -Hay cosas que uno hace por amor. Y eso lo hacía por amor al fútbol, sino no lo hacía… Yo hacía cosas que hoy no se pueden: me iba el 5 de diciembre de vacaciones y volvía un mes después con cinco kilos arriba. Hoy, lo más lindo de jugar es que después puedo comer.

-¿Qué opinás de Milito? -Su regreso marca lo que siente por Racing. Vino para cambiarle la mentalidad al club y sacarlo campeón junto a Saja. Hay equipo.

-¿Qué pasa el domingo? -Tengo mucha confianza en que se rompe la racha. Racing tiene buenas armas como para ir a ganar, pasa más por el lado mental. Si propone y va a jugar, si se la cree, gana el clásico. No hablo por hablar, eh. No es un deseo, es lo que veo… Está mejor como equipo que Independiente.

Mirá el gol de «Matute» a Independiente del ’98

Fuente: Olé.

Racing Club – El Primer Grande
www.elprimergrande.com

COMENTARIOS



LIGA PROFESIONAL

Fecha 14

Banfield 0
VS
2 Racing

LIGA PROFESIONAL

Fecha 13

Racing 0
VS
0 Boca

LIGA PROFESIONAL

Fecha 12

Barracas Central 0
VS
0 Racing

LIGA PROFESIONAL

Fecha 11

Racing 3
VS
3 Tigre

LIGA PROFESIONAL

Fecha 10

Central Córdoba 1
VS
3 Racing